Asociación Civil

La vida activa de una Institución se marca habitualmente por los períodos que cada Comisión Directiva ejerce, y cada una de esas etapas sirve a los fines de una recapitulación que se exhibe como testimonio de los hechos realizados y los propósitos que los animaron, partiendo de la base de que todos los hombres que ocupan cargos directivos, lo hacen con entusiasmo, desprendimiento y sinceridad. Esto implica preocupación, acción, dar tiempo, colaborar con iniciativas, y a veces, recibir críticas y disgustos.

Durante estos últimos períodos la Entidad puede ufanarse de haber llevado a cabo una acción fructífera. Decimos la "Entidad", en un sentido global de Institución, para no rozar la vanidad atribuyendo personalmente a los hombres el mérito de cuanto se hizo, porque entendemos que si bien la responsabilidad recae sobre la conducción, es el conjunto de los socios que integran el Círculo Policial el que posibilita el éxito. Quienes tomamos el compromiso de dirigir los destinos de la Entidad, nos comprometemos a continuar engrandeciéndola con obras y beneficios, que, con empecinada decisión, llevaremos adelante como prueba de una preocupación permanente y de un esfuerzo al servicio del bien común.

Los logros, en la inmensa mayoría, apuntan a la perdurabilidad, pero también es verdad que los logros, en una Entidad tan consustanciada con sus asociados y con una exitosa vida institucional, lo de ayer, si bien es importante, rápidamente se capitaliza y se torna habitual, por lo que es necesario pensar en nuevas opciones y alternativas, a fin de ofrecer más y mejores servicios a los afiliados.

Es importante que las filiales den participación a los socios, como asimismo, que cumplan con los fines para los cuales fueron creadas, organizando reuniones sociales, eventos deportivos y actividades culturales.

Todo esto nos ubica en la real importancia de la función de nuestra Entidad, y nos pone en el compromiso de insistir con el esfuerzo tesonero, para completar lo que ya está en marcha, realizar lo que está proyectado y proyectar el futuro.

Desde luego que se debe ajustar el accionar a los tiempos que nos tocan vivir, y de acuerdo a la economía se deben tomar las medidas que las circunstancias exigen. Todo esto, para preservar el patrimonio de la Institución y seguir brindando los beneficios en cantidad y calidad.

Con el objetivo de lograr una mayor participación de los asociados en las Comisiones Directivas, y a su vez para que los futuros dirigentes puedan contar con los tiempos necesarios para concretar sus propósitos, se resolvió en Asamblea Extraordinaria, introducir una modificación en el Estatuto Social que posibilita a las autoridades ser elegidas por períodos de cuatro años, reeligiéndose parcialmente cada dos años, y dar así la oportunidad a la minoría que obtenga más del 20% de los votos que pueda integrar miembros a la Comisión electa.